Las avenidas, además de haber servido de inspiración a los escritores o ser escenario de ficciones, también guardan memoria a través de sus propios nombres. Dichos rótulos configuran una topografía urbana cargada con significados que, si bien no fueron asignados por los residentes, sí forman parte de nuestra vida cotidiana. El odónimo es una fuente de conocimiento y aprecio del territorio que proporciona valiosa información sobre la escritura, acciones y el contexto de aquellos que vemos grabados en las placas de cualquier dirección. Por tanto, nos parece apremiante reactivar el sentido de apropiación a través de Odonimus, un proyecto de intervención ciudadana que investiga y difunde la bio-bibliografía de personas que le dieron título a las arterias de la ciudad. Fray Marcos de Niza, Adolfo López Mateos, Pablo Neruda, Ignacio Mariscal, José Revueltas y tantos otros figuran en domicilios juarenses. ¿En qué calle vives?

Placa Odonimus