La flor camelia es una planta nativa de Asia oriental que llegó a Europa a finales del siglo XVI y el 90% de las especies clasificadas actualmente tiene su origen en China, donde se usan sus hojas como té. El naturalista Linneo, para honrar la labor del jesuita Jorge Kamel sobre la flora y la fauna de las islas Filipinas, nombró a la planta con dicho nombre; sin embargo, en Japón, la conocen como tsubaki. Existen más de 200 especies y diversas leyendas explican su origen. Sus colores son variables y suelen medir entre 80 centímetros a 2 metros, además de caracterizarse por no perder sus pétalos y desprenderse completamente al marchitarse.

09 Camellia japonica

Ahora bien, con Septiembre y los otros días, publicado en 1980, Jesús Gardea obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en la modalidad de cuento. Este, su segundo libro, se compone de diez relatos donde la prosa poética domina la narrativa y, a decir de la crítica, lo ubica en el mejor momento de la producción del autor chihuahuense. En “Según Evaristo”, se narra la amistad entre Sanjurjo y el personaje que titula el cuento. El cuento se caracteriza por los olores en la atmósfera y un fantasmal “Ellos están aquí —dijo, y aplanó la mano contra el pecho”. Cuando se conocieron, Evaristo era herbolario; sin embargo, nunca había olido la yerbabuena hasta la llegada de Sanjurjo: “hasta ahora es que huelo realmente la yerbabuena; hasta ahora que la pone usted debajo de mis narices”. Su amistad se fortaleció después de que Evaristo decidió dejar a su esposa al ser infeliz, aunque se fragmenta tras la muerte de su segunda esposa.

09 Gardea Septiembre

  – Lee aquí el cuentario

Jesús Gardea dejó de ejercer su profesión de dentista a los 40 años para dedicarse por completo a la escritura. Toda su obra la escribió en la casa que habitó en Ciudad Juárez por 33 años, y era conocido en la comunidad literaria como “el ogro de las rosas”, ya que vivía en el Fraccionamiento Las rosas, en la calle Camelias #5275. Su seudónimo proviene por haber sido un hombre parco al hablar, solitario, alejado de cualquier circulo literario: ogro por su personalidad y rosas por vivir entre ellas, aunque fueran avenidas. Cuando acudí a tomar la foto de la placa de la esquina y de su casa, me encontré con una calle vigilada por un guardia, que al comentarle el motivo de mi visita no sabía (y seguro no le interesaba) que hace 17 años había vivido ahí el mejor escritor de Chihuahua; sin embargo, el “líder de la calle” me platicó que conoció al escritor y que todas las mañanas lo veía pasar cuando se dirigía a su consultoría, y que incluso le había arreglado un diente, aunque aún no lo había leído. La calle Camelias se encuentra entre la Av. Plutarco Elías Calles y Lago de Pátzcuaro, muy cerca del S-Mart Teresiano y de Telón de Arena.

09 Casa de Gardea

Daniel Aquino Hernández