Jacinto Benavente, un prolífico y reconocido escritor de teatro en su época, nació el 12 de agosto de 1866 en Madrid. Desde muy pequeño, fue aficionado a asistir a puestas en escena. Su interés en la dramaturgia llegó a ser tan grande que su padre le prohibió seguir con sus juegos teatrales; sin embargo, nunca renunció a ellos. Años después, en 1892, publicó su primer libro, Teatro fantástico, compuesto por ocho piezas cuyo objetivo final no era la representación. Ya para 1894, fue considerado una de las figuras importantes de las nuevas tendencias en letras españolas del momento. Tuvo relación con José Echegaray y Eizaguirre, premio Nobel de Literatura de 1904. En 1912, fue elegido miembro de la Real Academia Española, ocupando el sillón L. Nunca escribió su discurso de ingreso a la Academia y renunció a su puesto en 1939, quedando como académico de honor. En 1922, recibió un telegrama, durante su estancia en Argentina, notificándole haber obtenido el Premio Nobel de Literatura por su obra Los intereses creados. Después de ser galardonado con ese premio, se volvió una celebridad; fue centro de múltiples homenajes dentro y fuera de su país natal. Durante la Guerra civil española, se refugió en Valencia, de donde salió a proclamar, en 1939, el triunfo de Franco. Siguió estrenando y viajando hasta su muerte el 15 de julio de 1954, cerrando consigo una época del teatro español. Su presencia en tierras mexicanas se limita a su nombre en calles y centros educativos.

14 Joaquin Sorolla Benavente.jpg

La malquerida, una de las obras más reconocidas de Benavente, se estrenó el 12 de diciembre de 1913 con una excelente recepción entre los asistentes, quienes, al finalizar la función, se pusieron de pie y aplaudieron sin pausa. El éxito se debió, tal vez, a que aquella puesta en escena fue un reflejo de la afirmación del teatro de España. ¿De qué trata esta historia? Después de enviudar, Raimunda, quien debe hacerse cargo de su hija, Acacia, se casa con Esteban más que por amor, con el motivo de tener un hombre que ponga orden en su casa y acalle las habladurías de la gente que la conoce, y así mantener tanto su honor como el de su hija. No obstante, Esteban y la joven, a espaldas de la madre, viven un amor pasional que no quieren aceptar. Él lo resuelve asesinando a los pretendientes de Acacia y por ello comienzan a llamarle “La malquerida”. El drama –llamado así por su autor, pero considerado como tragedia por la tensión progresiva a lo largo del argumento–  se divide en tres actos y su tema principal radica en la lucha del amor y la pasión contra lo establecido por los lazos parentales, acompañado por el tópico del incesto. Otro de los aspectos que se destaca en esta obra es el desarrollo del habla rural que Benavente logra en ella. Su éxito llegó al punto de suscitar traducciones y adaptaciones cinematográficas, tres en vida el autor; las cuales, sin embargo, no fueron de su agrado.

La calle Jacinto Benavente inicia en Camino Viejo a San José, pasa por la reconocida avenida Ejército Nacional y culmina en Canal, donde se encuentra un arroyo. ¿Qué hace una calle con el nombre de un dramaturgo peninsular en Ciudad Juárez? Resulta extraño encontrar a un ganador del Nobel que ha sido olvidado en las lecturas de los propios españoles en un espacio juarense. No obstante, varias arterias de esa zona también se denominaron en honor a otros reconocidos escritores extranjeros como Gabriel García Márquez y Pedro Calderón de la Barca; aunque cabe destacar que la Jacinto Benavente resulta considerablemente más grande. Cerca de ella está Plaza Juárez Mall, centro comercial que recibe diariamente a cientos de familias juarenses, y en el cruce con la Ejército Nacional destaca el restaurante mexicano “Cielito Lindo”, el cual, unos meses atrás, servía comida china. Tal vez esa indecisión de identidad nacionalista respecto a la comida que prefiere la comunidad muestra la paradoja de tener a un Nobel español olvidado como parte del entramado de la ciudad. Además, el dramaturgo, quien mostraba en sus textos a una sociedad rural, su habla y sus costumbres, representa ahora una de las partes más transitadas de la urbe juarense. ¡Vaya ubicación!

14 Calle JBenavente.png

Fernanda Villalobos Ocón