Nacido en Ciudad Juárez el 6 de octubre del 1962, Miguel Ángel Chávez Díaz de León es un escritor y periodista que egresó como Licenciado en Comunicación de la UACJ. En cuanto al ámbito de la literatura, es un escritor mayormente inclinado a la poesía de verso libre, la cual, en algunos casos, pareciera que se trata de una nota periodística con forma distinta a la tradicional. Como periodista, en el 2008 ganó el Premio Nacional de Periodismo de México por su crónica “El dulce encanto de mi embolia”. Entre algunas de sus publicaciones se encuentran En este rincón duerme la duquesa (1984), Este lugar sin sur (1987), Vhala blues para saxofones (1989), Los ángeles también van de cacería (2005) y Poemas incompletos de libros inconclusos (2009). Sus versos libres poseen tintes de romance, comedia, rutina venida a menos y erotismo, por lo que se ha hecho acreedor del Premio Binacional de Poesía Frontera-Ford Pellicer Frost (2000) y de una mención honorífica en el Premio Chihuahua, 1999. El poemario Este lugar sin sur se divide en cinco apartados y, aunque el primero de ellos carece de título, comienza con un poema que funciona como introducción para todo el libro.

Dentro de algunos de los poemas de Este lugar sin sur aparecen imágenes descritas al estilo periodístico, como se si tratase de una nota informativa que tuvo lugar en ciertos puntos de la ciudad como la Avenida Juárez, la 16 de septiembre y las calles López Velarde y Mina. “Norte”, al ser el primero de los poemas en aparecer, es el encargado de otorgarle una orientación al lector sobre la temática que desarrollarán gran parte de los versos posteriores. La cotidianeidad de las personas es uno de los cuadros más representativos al que alude la voz poética: el hombre de la casa como encargado de sustentar a una familia, una mujer deseosa de una muestra de cariño y una vacía vida nocturna que solo sirve para borrar malos recuerdos de la memoria; incluso, utiliza aquella tradición de la cabalgata que año con año se realiza a lo largo del estado de Chihuahua. Sin embargo, la temática no prevalece en su totalidad dentro de Juárez, pues también acude a temáticas universales como el amor y la muerte: “Siete trabajos de Romeo para olvidar una Julieta muy ardiente”, “Pesada carga es este amor” e “Historia de un pájaro de cuenta” son algunos de los poemas que se desenvuelven fuera del contexto fronterizo, lo cual no implica que, en ciertos casos, el yo lírico no utilice expresiones típicas de nuestra ciudad en los ochentas. Versos libres, quebrados y sin puntuación fungen como los recursos a los que Miguel Ángel acude en la configuración de un poemario, que podría resultar ajeno para quienes no habiten estas latitudes o a quienes hayan nacido en los últimos 25 años, pero que brinda un norte asible a través del cual se puede seguir un rumbo.

14 Literatura norte.jpg

Se trata más bien de un ambiente íntimo, rutinario, de costumbre forjando tradición, pensamiento individual y no de una situación fronteriza como la que conocemos hoy: emigración internacional masiva, abusos, violaciones y baja economía. Así que, como tal, Este lugar sin sur puede ser usado hasta cierto punto como una columna periodística que le permite al lector acercarse a una Ciudad Juárez ochentera donde, si bien las mismas problemáticas de hoy ya existían, no eran expuestas de una manera tan amarillista como ahora. No obstante, si quien lee se mantiene en una postura objetiva, podrá darse cuenta de que algunas prácticas o situaciones mencionadas en el libro siguen teniendo presencia, aunque ahora en otros puntos geográficos, con una cultura diferente del blues y el saxofón. Aunque durante un tiempo prolongado, hubo una gran cantidad de escritores versolibristas y bohemios en las calles y cantinas juarenses, Miguel Ángel Chávez Díaz de León, puede ser considerado, por lo menos por este poemario, como uno de los más sobresalientes gracias a su habilidad como cronista sumada a la sensibilidad norteña de poeta.

14 Nota 1982.jpg

Tomás Saucedo Baca