5. Ciudad (Juárez) como objeto de estudio (literario)

El giro espacial ocurrido en las Humanidades y Ciencias Sociales a inicios de la década de 1990 ha volcado su atención sobre la categoría “espacio” como una columna conceptual y de análisis para disciplinas donde el contexto geográfico, social, simbólico y lingüístico es la antesala de cualquier investigación. Esta relevancia ha hecho que el eje espacial funcione como filtro hacia la subjetividad del individuo dentro de un cuerpo social determinado, como el que se asienta, construye y convive en una ciudad, escenario protagónico en la literatura moderna (Wladimir Fischer, Narrating the city: histories, space, and the everyday). La narratología, dijimos, observa con detenimiento la construcción de este elemento vital en la constitución escrita de toda secuencia de eventos y cambios de estado. Por su parte, aunque en la misma línea, la geografía se ocupa de la territorialidad entendida como un proceso para estudiar “las relaciones de dominio y apropiación del espacio”, es decir, “la dimensión espacial de las relaciones de poder, en sentido amplio”, desde el provocado por efectos materiales determinados hasta el más estrictamente simbólico (Rogério Haesbaert, El mito de la desterritorialización: del “fin de los territorios” a la multiterritorialidad). La intersección entre la narratología y la geografía permite una compresión profunda sobre la experiencia espacial humana y un mejor entendimiento de las formas literarias que hacen de un espacio particular un principio de organización y un foro de expresión de ideologías.

Así que nos servimos de las disciplinas que han hecho del espacio social su materia prima. Tanto la geografía como el urbanismo permiten vincular componentes físicos, como el trazado y proyección de una calle, con contenidos simbólicos, más acordes con la agenda de trabajo de las Humanidades. De Ciudad Juárez, como campo de estudio, nos interesa destacar los hitos en que una avenida, unas segundas, un paso a desnivel, un hotel, o el cauce del Río Grande dejan de funcionar como elementos del paisaje urbano fronterizo para convertirse en espacios imaginarios, capaces de inspirar historias, alojar aventuras increíbles y generar ficciones contadas en distintos lenguajes. Las recurrencias presentes en las obras pueden ser visualizadas y clasificadas, según los muestra el siguiente gráfico:

Cartografía

Los estudios culturales han establecido que la característica esencial de toda ciudad fronteriza es el movimiento, el cual se traduce en diferentes acciones, procesos y cambios que afectan tanto a los habitantes (residentes, vecinos o de paso) como a sus producciones (entre ellas la literatura). En este sentido, tienen cabida diferentes fenómenos sociales que han incidido dentro de una amplia tradición literaria, como la migración, el cruce cotidiano, la manufactura, el trasiego legal o ilegal de cualquier objeto, las lenguas en contacto e incluso el tránsito violento hacia la otra vida que tanta materia ha dado a quien retrata los feminicidios o el narcotráfico. Sobre esta premisa –la del movimiento–, hemos detectado coincidencias que aparecen una y otra vez en los textos, para después categorizarlas en cuatro diferentes rubros: coordenadas específicas (localizaciones identificables en una mapa), lugares insignia (espacios distintivos que a manera de postal o metonimia se han convertido en emblemas de Juárez), elementos símbolo (objetos materiales que por convención representan conceptos, valores o ideas asociados a los lugares insignia) y procesos de movilidad (fases sucesivas en donde intervienen los personajes con una voluntad de cambio o alteración que sufren sus productos, espacios u otros actores). El mapa conceptual ilustra cada uno de los cuatro rubros, así como sus componentes. Si por un lado las etiquetas del blog son útiles para identificar el género (narrativa, poesía o teatro) y el siglo de publicación de la obra a estudiar, las categorías nos han servido para confirmar la concurrencia de los elementos y las referencias que van poblando la cartografía literaria.